Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información aquí.

Aceptar

La importancia del monitor de pádel

Publicado el 18/02/2016
0 comentarios
En casi todas las disciplinas deportivas resulta recomendable contar con las directrices de un monitor para incrementar el rendimiento de nuestro juego, profundizar en los conocimientos técnicos y, en definitiva, seguir progresando. En el pádel la importancia del entrenador es si cabe mayor, entre otras cosas porque la pelota puede llegarnos desde cualquier lado y ser capaces de dar respuesta a esa infinidad de trayectorias requiere de un entrenamiento previo, además siempre nos podrá asesorar o dar su consejo en la compra de una pala de pádel.
Por esta razón, el primer objetivo de la mayoría de cursos de pádel consiste en familiarizar al jugador con las peculiaridades de la pista de pádel (puertas, verjas, pared…), que son las responsables de que la bola, a diferencia de lo que sucede en el tenis, no siempre nos venga de frente.
Para que los jugadores sean capaces de efectuar una lectura correcta de la trayectoria que puede tomar la pelota, los monitores suelen realizar todo tipo de ejercicios que incluyen golpes desde el otro lado de las puertas o rebotes en la verja, que generan en el jugador bastante incertidumbre, pero también un punto de diversión.Los monitores también suelen dedicar buena parte del tiempo de entrenamiento a ejercitar la muñeca de los jugadores, lanzándoles la bola a los pies para que la devuelvan en carrera y realizando todo tipo de variantes que sirven para que los alumnos profundicen en los aspectos técnicos del pádel. Se trata de un ejercicio que cumple la misma función que los típicos rondos previos a un partido de fútbol: calentar los músculos y aumentar la calidad de nuestro juego.
Otro de los ejercicios que permite medir la progresión de los jugadores es el auto-lanzamiento. En primer lugar, porque mejora la coordinación de los movimientos, al obligar a hacer muchas cosas en un espacio y tiempo muy reducidos. Además, los auto-lanzamientos sirven para que el jugador sea consciente de sus errores habituales y los vaya corrigiendo, y para que el monitor pueda ir incrementando la dificultad de los lanzamientos en función del nivel de sus alumnos (exigirles más de la cuenta podría llegar a desmotivarles).
Los auto-lanzamientos incluyen ejercicios de dirección, altura, profundidad o velocidad de golpeo. Los más habituales son los de salida de pared, contra pared, saque y remate.

¿Estás comprometido con la enseñanza o con el aprendizaje?

Por Miguel Sciorilli. Coach de los Nº1 del Mundo


Desde el punto de vista de los monitores: Que nosotros enseñemos, ¿significa exactamente, que nuestros alumnos aprendan? Desde el punto de vista de los alumnos: ¿que el monitor te enseñe, significa que aprenderás? A ver si comparten esta idea. A nosotros como monitores, nos gusta sorprender a nuestros alumnos con nuestros conocimientos y tener la oportunidad de enseñárselos. Está dentro de nuestra motivación por enseñarles a jugar, mejorar, etc., y por supuesto que está muy bien que nos guste hacerlo. La pregunta es: ¿realmente, porque nosotros les enseñemos, ellos aprenden? En mi opinión, creo que lo más importante es que nuestros alumnos aprendan y no que nosotros les enseñemos.


¿A qué me refiero con esto?

Muy simple!!! Nosotros como monitores se supone y no lo dudo, que tenemos los conocimientos necesarios para enseñar a jugar al pádel, pero no tenemos porqué demostrarle a nuestros alumnos que los tenemos.

Lo que sí tenemos que hacer es ayudarlos a mejorar y clarificarles las cosas lo más simple posible.


¿Y cómo podemos lograr esto?

Simplemente permitiéndoles que participen activamente del proceso de aprendizaje, haciéndole preguntas más/menos abiertas sobre qué opinan sobre lo que les ocurre, si saben por qué una bola se les fue afuera, etc.

De esta forma nuestros alumnos tendrán la sensación que están aprendiendo y tal vez no tanta, que les estamos enseñando, pero en definitiva, nosotros logramos nuestro objetivo “que ellos aprendan” y ellos logran el suyo “aprender” y como si fuera poco mejoran su autoconfianza al sentir que han descubierto cómo realizar o mejorar tal o cual golpe.

Deja tu comentario:


No hay comentarios